Nosotros no somos Christie...

...y todavía menos Hemingway o Byron 
 



Estambul, palacio de Topkapi



Me gusta fotografiar turistas como yo fotografiando los mismos lugares y/o motivos que yo. Es como hacer una especie de autorretrato que me recuerda el auténtico rol que desempeño en aquel lugar, al margen de posibles intereses artísticos, históricos o documentales.


Muy atrás quedan aquellos días en que me esforzaba por un encuadre que ensalzara la piedra (la obra) limpiándola de pisadas; una especie de falaz pretensión de ser el primero o ser el único en las diapositivadas tertulias con los amigos cuando, en realidad, todos sabíamos de al menos tres que ya habían estado allí antes (por ejemplo, en el caso que nos ocupa: Christie, Byron o Hemingway).


Sí debo decir que a través de las conversaciones que pillo al vuelo [¡¡¡Cuántos españoles y catalanes (no se ofendan ustedes que, de momento, me refiero sólo a una distinción idiomática) en Topkapi!!!] he podido apreciar, sobre todo en las visitas a palacios, una especie de veneración por el modus vivendi al estilo del programa "Quién vive ahí" que no comparto. Podría argumentar que las raíces de mi árbol genealógico me acercan inequívocamente más a la mula de carga que al pavo real pero, seré sincero, en estas visitas a la ostentación siempre me acompaña una voz que me recuerda: "¡Claro, como tú no limpias!".