Theatrum Mundi
Fotorrealismo fantástico.
No descubrimos nada cuando decimos que en lo cotidiano y común existe siempre algo irreal y extraño que podríamos calificar de fantástico. En lo que a partir de ahora llamaré fotorrealismo mágico, los hechos son reales pero tienen una connotación irreal (fantástica), que el fotógrafo no pretende en ningún momento racionalizar. Inbuido por la mirada inocente, la fotografía rompe la barrera que distingue lo verosimil de lo inexplicable, mágico y, así, la foto adquiere los tintes de lo maravilloso y considera al ser humano como (me apropio de las palabras de Victor Bravo en Magias y maravillas en el continente literario) “misterio en medio de datos realistas. Una adivinación poética o una negación poética de la realidad”.